Conoce todo sobre la onicomicosis u hongos en las uñas

Quizá recuerdas haber visto pies con uñas rotas, deformes, desgastadas o con colores diferentes a lo usual. La onicomicosis, también conocida como ‘hongos en las uñas’, es una infección que ataca, las uñas de los pies, principalmente.
Ahora, vamos a explicar detalladamente de qué estamos hablando.

¿Qué es la onicomicosis u hongos en las uñas?

Es una enfermedad infecciosa y progresiva, y la más común cuando de uñas se trata. Este hongo se alimenta tanto de las uñas como de las capas externas de la piel, por lo que también produce daños debajo de ellas.
Esta infección suele ser muy contagiosa y comienza a aparecer en la uña del dedo gordo o grueso. Si no se combate a tiempo, problema abarcará un espacio mayor cada vez.

 

¿Cuáles son las causas de la onicomicosis?

En la mayoría de los casos, la onicomicosis es causada por hongos dermatofitos, los cuales pueden también afectar la piel y el cabello. En un menor porcentaje, puede formarse debido a levaduras y a hongos no dermatofitos, como el moho.

Suele presentarse con mayor frecuencia en hombres de edades mayores que se exponen a la humedad o a la sudoración excesiva por un tiempo prolongado. Es decir, que las personas que sufren de hiperhidrosis (sudoración constante) en los pies están propensos a contraer hongos.

También es común que las personas que hayan sufrido previamente de pie de atleta, adquieran onicomicosis en un futuro; así como aquellas cuyo sistema inmune esté debilitado. En este caso, no solo son propensas a contagiarse con hongos, sino con cualquier otra infección con la que puedan tener contacto.

Por otro lado, es común su proliferación en ambientes compartidos y húmedos, como los gimnasios y los baños comunitarios. Así que, en caso de permanecer frecuentemente en lugares de este estilo, es conveniente mantener un mayor cuidado, como evitar compartir artículos personales y tocar el piso directamente con los pies.

¿Cuáles son los síntomas y cómo se diagnostica?

Hay varios indicios que te pueden dar las primeras pistas:
– Aparición de manchas en las uñas.
– Coloración blanca, amarilla, ocre o café en las uñas.
– Aumento del grosor de la uña.
– Deformación y quiebre de las uñas.
– En algunas ocasiones, puede existir dolor o incomodidad.

Ejemplos de hongos en las uñas.

Para su diagnóstico, el profesional especializado requerirá de la historia médica del paciente, conocer sus hábitos y realizar un diagnóstico físico. Para mayor seguridad e identificación del hongo causante, se puede requerir un cultivo micológico.

Un estudio realizado el Hospital de Santa Cruz y San Pablo, en Barcelona, asegura que la onicomicosis es el tipo de infección causada por hongos más difícil de diagnosticar, razón por la que 1 de cada 5 casos no consigue cura. De todas las infecciones causadas por hongos, esta ocuparía el 30 % del total de ellas.

Por esta razón, es recomendable acudir a profesionales especializados justo en el momento de sospechar la presencia de esta infección.

¿Qué tipos de onicomicosis existen?

Los tipos de hongos en las uñas pueden clasificarse en 7 clases, según explica un estudio publicado en la Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica. Aquí los describimos de mejor manera:

Onicomicosis subungular distal y lateral

Las complicaciones que se presenten, debido a la infección, pueden generar fallas en el tratamiento.

Onicomicosis superficial

La coloración de la uña suele ser blanca o amarilla. Se emplea, usualmente, tratamiento oral o combinado.

Tipo endonix

Se caracteriza por una coloración blanca, similar al color de la leche. En estos casos, el grosor de la uña no se deforma.

Onicomicosis subungular proximal

Es una de las más complicadas de tratar, por lo que se puede requerir un tratamiento combinado. Suele presentarse en pacientes con sistema inmune débil.

Mixta

La uña o las uñas puedes presentar características de diversos patrones de infección.

Distrófica total

Suele hacer referencia la fase final de las diversas infecciones ocasionadas por distintos microorganismos.

Onicomicosis secundaria

Puede aparecer producto de psoriasis, distrofia traumática o queratodermia.

¿Cuál es el tratamiento de la onicomicosis?

Las técnicas y medicamentos utilizados para tratar esta enfermedad tienden a ser de lenta acción, debido a que las uñas no cuentan con irrigación sanguínea. Dependiendo de su origen, progreso y de la historia médica del paciente, los hongos en las uñas pueden tratarse de diferentes maneras, o con la combinación de más de un tratamiento:

Tratamientos orales

Los medicamentos orales tienden a ser los más comunes al momento de tratar estos hongos, especialmente cuando ya existe más de una uña afectada.
Debido a lo complicado que resulta la erradicación de la infección por completo, es común que estas drogas deban ingerirse por un largo periodo de tiempo (de 4 a 6 meses, dependiendo del medicamento empleado).
Tomando en cuenta el grado de concentración de estos productos, existen casos de pacientes que han tenido efectos secundarios, como daños renales, hepáticos o intestinales, y pérdida temporal del gusto; por lo que este tipo de tratamientos debe ser empleado bajo estricta supervisión médica.
En caso de una reinfección o de la eliminación incompleta del hongo, podría existir una recaída que requiera la extensión o modificación del tratamiento.

Tratamientos tópicos

Los productos tópicos están compuestos por fármacos antimicóticos que se emplean, usualmente, cuando la infección es nueva y solo existe en una uña. Se presentan como barnices o lacas de aplicación constante por un periodo que varía entre 6 y 12 meses, dependiendo de lo indicado por el especialista.
Aunque los efectos secundarios no son frecuentes, abarcan la irritación del área tratada y dolor.

Tratamiento láser

De todos los métodos, el tratamiento con láser para la onicomicosis es el más novedoso. Además de su efectividad, es indoloro y no produce efectos secundarios. Básicamente, el calor emanado por el láser daña, en cada pulso, las estructuras celulares de los hongos, lo que evita su reproducción y supervivencia.

También destaca su duración, ya que las sesiones suelen ser cortas y, dependiendo del estado de la infección, se necesitan entre 3 y 6 sesiones.

Entre los diferentes equipos láser empleados en estos casos, destaca el Láser Fox, que emplea diodo y que ya está disponible en Chile. El tratamiento ha demostrado un 92 % de efectividad en los pacientes miembros del estudio realizado por el fabricante, y su servicio puede ser ubicado en la sede de Dr. Feelgood.

¿Cómo evitar el contagio de la onicomicosis?

Es importante el cuidado antes, durante y después de la infección; ya que incluso al tenerla, esta puede empeorar y abarcar otras uñas.

Se recomienda:
– Revisar frecuentemente el estado de las uñas para conocer los cambios que puedan presentar.
– Evitar el uso prolongado de calzado grueso y cerrado, especialmente en ambientes húmedos.
– Evadir duchas comunes en las que exista estancamiento de agua.
– Desinfectar adecuadamente los suelos de los baños.
– En caso de tener pie de atleta, tratarlo inmediatamente.
– Aumentar los cuidados a medida que aumente la edad.
– Lavarse bien las manos en caso de tener contacto con una uña infectada.
– En caso de padecer diabetes, el riesgo aumenta, ya que al tener una mala circulación sanguínea, pequeños cortes y lesiones pueden ser propensos a diversas infecciones silenciosas, ya que el dolor puede no manifestarse.

Conclusión

En conclusión, la onicomicosis es una enfermedad común de tratamiento complejo, por lo que se sugiere una prevención constante y, en caso de notar algún cambio de sensación o aspecto en las uñas, acudir inmediatamente a un especialista para prevenir que la infección se agrave.

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Llena los campos con (*).

CONTACTO

Sucursal El Golf, Isidora Goyenchea 2897, Las Condes - Phone: +56223795113 Email: elgolf@drfeelgood.cl
Sucursal Apoquindo, Apoquindo 6410, of 504, Las Condes - Phone: +56232238587 Email: apoquindo@drfeelgood.cl